Nos unimos al Pacto por el clima de las fundaciones españolas, junto con otras 120 fundaciones españolas, con el principal objetivo de incentivar al sector filantrópico de nuestro país para dar un paso decisivo de colaboración en la acción climática.

#FundacionesPorElClima es un movimiento, a escala mundial, liderada por las plataformas filantrópicas DAFNE y Global Dialogue. Se presentó oficialmente en España en 2020, durante la celebración de Foro Demos’20, promovido por la Asociación Española de Fundaciones.

Pacto por el clima de las fundaciones españolas

El pacto, cuyo texto íntegro puede leerse pinchando en este link se crea por iniciativa de la AEF y la Fundación Daniel y Nina Carasso. Porque, “con independencia de las causas y de los objetivos que defendemos, todas las fundaciones podemos y debemos contribuir en la lucha contra el cambio climático y en la búsqueda de soluciones que mitiguen sus impactos. Nuestra cooperación supera la consideración de la naturaleza como un mero instrumento y refuerza el papel de cada individuo en su preservación. Las fundaciones coadyuvamos en la consecución de fines de interés general. Hoy, el interés general requiere proteger el planeta, a nuestra especie, a las poblaciones vulnerables más afectadas por el cambio climático y a las generaciones futuras, sobre las que recae el peso de un presente poco comprometido con sus derechos. Además, las fundaciones conocemos las claves de la transformación y la acción social, y somos capaces de resolver los problemas sociales de maneras altamente eficientes, inteligentes e inclusivas

Siete pilares de actuación

El pacto, estructurado en siete pilares, es el documento base para impulsar un movimiento de acción y concienciación para que las fundaciones españolas activen y promuevan una lucha activa para enfrentar la crisis climática y las desigualdades que genera. Abierto a que puedan adherirse todo tipo de fundaciones que quieran firmarlo, el documento marca diversas líneas de acción que cada entidad podrá poner en marcha de forma progresiva, según sus realidades. 

Estos siete pilares son:

  • Educar y aprender: La formación, la sensibilización y la acción serán la base del cambio real hacia una mejora ambiental y social más justa y sostenible.
  • Comprometer recursos: Asignaremos recursos para acelerar el trabajo que aborde las causas y los impactos del cambio climático.
  • Innovar e integrar: Buscaremos las oportunidades que impulsen una transición justa y duradera hacia una sociedad basada en otro tipo de energías naturales. Apoyaremos la adaptación de todos nuestros programas, proyectos y procesos para integrar adecuadamente la prioridad de luchar contra el cambio climático.
  • Invertir de manera responsable: Reconoceremos el cambio climático como un riesgo extremo para nuestras inversiones. Abordaremos proactivamente las amenazas y las oportunidades de una transición hacia una economía postcarbono.
  • Actuar de manera sostenible: Tomaremos medidas ambiciosas para minimizar el impacto negativo y garantizar la sostenibilidad de nuestras operaciones y el funcionamiento de nuestras fundaciones: reducir la huella de carbono, la huella ecológica y la generación de residuos; reutilización de recursos, uso de energías limpias
  • Informar con transparencia: Informaremos periódicamente sobre cómo progresan las acciones que constituyen los pilares enumerados anteriormente. Continuaremos desarrollando nuestra práctica para aprender de los demás y compartir experiencias.
  • Continuar con empeño: Buscaremos recursos que aseguren la sostenibilidad económica de esta iniciativa de movilización y apoyo a las fundaciones que emprenden este camino, siempre en la medida de nuestras posibilidades, a través de entidades públicas o privadas y de cualquier otro potencial donante.