El Centro Don Orione está situado en la región de savanas, al norte de Togo, a unos 20 km de Dapaong y a 550 km. (8 horas) de Lomé, capital del país.
Es, con gran diferencia, la región con el índice de pobreza más alto de Togo. La mayoría de la población se dedica a la agricultura de subsistencia con pobres resultados a causa de la baja fertilidad de los suelos, la baja pluviometría y la creciente desertización que avanza con fuerza debido a la deforestación y los fuegos intencionados antes de las lluvias.

La vida social es muy tradicional, se organiza alrededor de los clanes y sus jefes con sus respectivos consejos de ancianos. El índice de alfabetización es el más bajo del país. Sólo existe una carretera asfaltada que cruza el país de norte a sur, las aldeas están comunicadas por caminos, a veces impracticables en la época de las pocas lluvias que caen de forma torrencial.

El principal problema al que se enfrentaba la población es la salud, dado no existen centros médicos con equipos adecuados a disposición de los pacientes. Todo aquel con necesidad de diagnóstico radiológico debía acudir a Dapaong y en caso de accidentes graves que necesitaban recuperación, tenían que desplazarse hasta Lomé, a 550 Km.
Para dar respuesta a este problema el Centro Don Orione, presta servicios médicos especialmente de rehabilitación, ortopedia y traumatología.
No disponían de los medios para realizar radiodiagnóstico. Cuando tras la primera consulta, se pedía al paciente que acudiera al hospital de Dapaong, a unos 20 Km. para diagnóstico radiológico, dadas las dificultades, en muchos casos no volvía o lo hacía después de varios meses, con complicaciones tan graves que era necesario hacer una cirugía mucho más complicada y arriesgada.