¡Mozambique ya tiene un colegio de secundaria de jesuitas con capacitación agrícola! El sueño de muchos mozambiqueños es tener una educación de calidad y el nuestro es poder volver a educar en un colegio de la Compañía. Perdimos los que teníamos en 1975, tras la independencia, por las nacionalizaciones. La escuela S.Ignacio de Loyola es un volver a empezar. Ubicada en Planalto de Angónia, es una zona rural y pobre. La Escuela cuenta con instalaciones para 400 alumnos internos, y además de impartir la educación equivalente a Primaria, Secundaria y Bachillerato, trabaja en formación agropecuaria; y en el fomento de asociaciones de agricultores, como una forma de posibilitar nuevas formas de aprovechamiento de los recursos agrícolas y fuentes de ingresos para las familias.

El proyecto inicial de construcción fue financiado por la Compañía de Jesús Española, Secretariado de Misiones jesuitas de España, Fundación Profesor Uría y OAFI y MAGIS Italia. Lo estamos construyendo en el Planalto de Angónia, zona rural y pobre y forma parte del proyecto de desarrollo integral de dicha área.

El proyecto ha ido avanzando según se han ido recibiendo donaciones. Podemos decir que es una obra de la providencia. Hoy ya sólo falta acabar el tercer bloque de aulas. Del internado, para 400 internos, sólo falta concluir la construcción de un dormitorio para finalizar el proyecto. Actualmente, en 2016, han comenzado las clases oficialmente para 8ª y 11ª series, en España sería 2º de la ESO y 1º de Bto. Han comenzado unos 300 alumnos y alumnas, 150 de los cuales son internos. El próximo curso se duplicará el número en la escuela y en el internado tendremos capacidad de albergar 400 internos. La mejor noticia es que la escuela ya ha comenzado, funciona y funciona bien.

Aparte de facilitar el acceso a la universidad de muchos jóvenes también queremos aportar algo al desarrollo de la zona mediante la capacitación agropecuaria, tan necesaria en la zona y en el país. El Proyecto pretende incidir en el desarrollo de Angónia de tal modo que, además de capacitar a los jóvenes para ir a la universidad, también cree para ellos, y sobre todo para ellas, algunas posibilidades diferentes a la emigración.

Formación agropecuaria para el desarrollo regional

En Abril de 2015 dio comienzo un proyecto importante de tres años de formación agropecuaria, en colaboración con OAF-Italia y la Conferencia Episcopal Italiana y con otros centros educativos de la zona. Comenzamos con 80 alumnos en los dos bloques de la escuela ya acabados. En 2016 el proyecto ha incorporado a los 280 alumnos de educación formal. El proyecto quiere alcanzar a los alumnos y a sus familias, con clases en el colegio para los alumnos, para que adquieran habilidades profesionales, formación para los padres en el centro de formación de adultos de Satemwa y en las mismas aldeas y alcanzar resultados relativamente rápidos y duraderos en los sectores de producción de alimentos, comercialización, preservación de la salud, desarrollo social, promoción del asociacionismo, con especial atención a las dimensiones de género y ecológicas. En Abril de 2017 ya hay formadas 17 asociaciones de agricultores que están mejorando los métodos de producción, la comercialización de sus productos y, por ende, sus condiciones de vida.

Un laico portugués acompañó los comienzos de la construcción con una entrega encomiable. Un jesuita italiano, hoy enfermo en Italia, la segunda fase. Nos vendría muy bien alguna persona voluntaria que los sustituyera. Alguien que se encargue de la gestión y de la supervisión de las tareas de construcción. También son bienvenidas ayudas pedagógicas, visitas de profesores de centros de España, etc.

El presupuesto inicial de construcción aprobado según el proyecto inicial nos ha permitido poner en marcha la escuela en 2015 con la formación agraria y en 2016 ya con la enseñanza formal. La mayoría de los profesores son pagados por el gobierno, no todos ellos ni todo el personal de administración y servicios. Los alumnos internos pagan el equivalente a 15 € al mes y no todos pueden hacer frente a ese gasto. Seguimos buscando financiación para que el colegio pueda ser prácticamente gratuito, equipar el internado y las casas y despachos de profesores.